Atributos mínimos de una marca de vestimenta deportiva

Para que una marca funcione como un acelerador de ventas necesita, mínimamente, generar una expectativa al consumidor, ser confiable y creíble en su propuesta. A partir de allí necesita tener los atributos del producto.

Los compradores necesitan comprar esperanza de algo mejor. Es esa esperanza la que genera un valor agregado subjetivo al producto que permite que las personas se identifiquen con ella.

Uno se abriga para uno y se viste para los demás. Eso aplica a todo tipo de vestimenta. La participación de referentes de mercado como usuarios de la marca es una manera que ayuda a que el comprador asigne valores subjetivos a una vestimenta.

La confianza está dada por la calidad de los productos. Calidad impecable genera confianza inmaculada. Es esta calidad la que pone en marcha el valor de la imagen.

“Creer para ver o ver para creer” parece ser un dilema. La credibilidad es aquello que hace que un individuo crea antes de ver. Cuando la marca es creíble, sostiene el valor de los productos antes que los mismos se vean. Por eso se la pide al entrar en un negocio.

Este es un camino simple, aunque no fácil.

Si usted quisiera recibir mensualmente información sobre este blog, por favor regístrese aquí.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *