Dime cómo hablas y te diré qué vas a hacer

El diagnóstico unicista a partir del uso del lenguaje se ha convertido en una herramienta fundamental para el pronóstico del comportamiento, con utilidad para la negociación, el liderazgo y las ventas, entre otros campos.

De acuerdo a las investigaciones desarrolladas sobre la Ontología Unicista del Lenguaje, el uso de las Palabras lleva implícita una funcionalidad para el individuo que las emite que funciona como una antesala de lo que se espera en su accionar.

El uso de palabras ambiguas, vacías, huecas funcionales o universales y llenas subjetivas u objetivas definen una funcionalidad que se plasma en una acción de pasatiempo, un ritual, una actividad o en el manejo de conflictos.

El proceso de comunicación interpersonal, por escrito o hablado, requiere del uso de palabras que, de acuerdo a su significado, determinan la funcionalidad de la comunicación.

Conceptualmente, de acuerdo a la estructura de su significado, existen cuatro “tipos” de palabras diferentes:

1) Palabras Vacías: son aquellas cuyo significado no puede ser razonado en el contexto en que se utilizan. Tienen significado múltiple, no estructurado para un propósito tácito compartible. Los adjetivos, cuando no tienen una función adverbial, son vacíos.

2) Palabras Huecas: son aquellas que permiten integrar el significado que les dan el emisor y el receptor en un sentido único, con un propósito tácito que les subyace.

3) Palabras Llenas: son las que tienen un único significado irrefutable para las partes integradas en el proceso de comunicación. Son el continente sólido dentro del que se insertan las palabras huecas.

4) Palabras Ambiguas: son las palabras que tienen dos significados que se excluyen entre sí, siendo uno funcional a la comunicación y el otro disfuncional.

Sobre la base de su funcionalidad, se han establecido cuatro funcionalidades estructuralmente diferentes:

1) Pasatiempo
Cuando las palabras tienen un contenido tan universal que las partes asignan significados funcionalmente muy diferentes estamos en un pasatiempo que necesariamente está impulsado por palabras con un contenido altamente emotivo para que la amplitud del lenguaje esté contenida por el afecto de quienes comunican.
La plática “de café” es una forma de pasatiempo.

2) Rituales
Los rituales se producen cuando las palabras tienen un contenido fundamentalmente afectivo para que la otra parte se sienta bien. Este contenido está afirmado por temas universales donde, independientemente de que las partes que intervengan coincidan o no, ambas se sienten bien.
Los rituales son la forma de comenzar una actividad o son un fin en sí mismo.
Cuando el contexto que se produce por su uso genera una búsqueda de un mayor compromiso han cumplido su función. Cuando ello no ocurre, suelen pasar a funcionar como un pasatiempo.
El proceso de salutación cuando uno se encuentra con otra persona es una forma de ritual.

3) Actividad
Hay actividad cuando en una situación dada se utilizan palabras con contenidos objetivos concretos, buscando resolver un problema que naturalmente, por definición, es ambiguo (ya que de inicio puede resolverse o no), y existe un lenguaje suficientemente hueco para que las partes puedan integrar en un resultado común lo que comunican entre sí.
Una “discusión” de trabajo es un típico ejemplo de este uso de palabras.

4) Manejo de conflictos
Hay posibilidad de manejo de conflictos cuando las palabras que se usan son funcionalmente huecas, los contenidos son claros y objetivos y hay un manejo de la ambigüedad que permite resolver el conflicto.
La oquedad de las palabras es el contexto en el que se inserta un manejo de conflictos.
Cuando la oquedad no es funcional al conflicto porque o es demasiado universal con lo cual no aporta nada, o es demasiado estrecha para que quepan las dos partes, este lenguaje es un lenguaje que lleva a la “guerra”.
La negociación en una pareja para definir a qué restaurante van a comer es un ejemplo de este uso de las palabras.

El uso de palabras lleva implícito una funcionalidad para el individuo que las emite. Esta investigación reveló la naturaleza de los procesos comunicacionales para la utilidad de quienes precisan diagnosticar y pronosticar para hacer que las cosas ocurran.

Acceda a la síntesis del “Ontología Unicista de la Funcionalidad de las Palabras” que está en el Programa de Divulgación Científica (en inglés). Usted encontrará allí otras síntesis que pueden ser de su interés:
http://www.unicist.org/papers/ontology_words_functionality.pdf

NOTA: The Unicist Research Institute fue pionero en la investigación en ciencias de la complejidad y se transformó en una organización mundial descentralizada de investigación, de clase mundial, en el campo de los sistemas adaptativos humanos. http://www.unicist.org/es/turi_es.pdf

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *