El miedo al éxito: de la vida a los negocios

Tenemos dos enemigos mortales en la toma de decisiones: las ilusiones y los miedos. Nos llevan a construir mundos paralelos y realidades que no existen, donde los resultados nunca llegan.

De los diferentes miedos (al ridículo, al fracaso, al rechazo, al éxito) el miedo al éxito es probablemente el miedo más imperceptible. La gente común no puede creer que haya un miedo al éxito.

Este tipo de miedo es fácilmente perceptible en los deportes individuales. Basta con observar cómo actúa un individuo cuando gana (tenis, golf, natación, etc).

En los negocios, el miedo al éxito inhibe la aplicación de pruebas piloto al campo unificado del problema que se está resolviendo.

Mientras el miedo al éxito promueve un abordaje de prueba permanente, basado en la excusa de necesitar más seguridad, la solución final no se aplica nunca.

El miedo al éxito tiene impulsores internos y externos. Los impulsores internos están dados por la incertidumbre del “¿y después qué?” de un individuo que alcanzó el éxito. También puede estar impulsado por el complejo de inferioridad.

Los impulsores externos dependen del valor del éxito en un medio específico. Este miedo se inhibe en los medios en los que se estimula el éxito. Este miedo es promovido en los medios donde se promueve la actitud de supervivencia.

La solución de problemas complejos requiere un proceso de acción-reflexión-acción. Esto implica que la persona se compromete con el problema real a resolver.

Una persona no puede manejar la complejidad si no es capaz de superar los miedos que están implícitos en un proceso de solución de problemas complejos. La negación de estos miedos asegura la generación de realidades paralelas que llevan a resultados disfuncionales.

Los medios autoritarios estimulan los miedos para evitar perder el control. Los medios individualistas-anárquicos promueven los miedos para evitar asumir responsabilidades. Por ello la solución de problemas complejos y su aprendizaje requieren del desarrollo de un contexto adecuado.

*Sobre la base de un extracto del libro “La Naturaleza de la Estrategia Unicista de Negocios” de Peter Belohlavek.

Si usted quisiera recibir mensualmente información sobre este blog, por favor regístrese aquí.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *