Estrategias de Comunicación: Muchos discuten, pocos debaten

Muchos discuten, pocos debaten. Y en los negocios, que son la “negación del ocio”, sólo quienes saben argumentar y debatir saben comunicar para ganar.

Dentro de las diferentes funcionalidades de la comunicación, el debate es una actividad que es parte del mundo del trabajo. El debate busca influir sobre las otras partes que participan y usa la empatía introyectiva para favorecer que se lleve a cabo una acción o se tome una decisión en lugar de otra.

El objetivo de debatir es construir nuevos conocimientos para producir una mejora a una realidad sobre la que se busca actuar.

El debate está basado en la imparidad de conocimientos específicos sobre una realidad. Donde el conocimiento de cada uno enriquece el conocimiento de los demás. Los debates implican un alto consumo de energía ya que requieren aprehender nuevas realidades para todos los que debaten.

El beneficio que se obtiene nace de la aplicación de los nuevos conocimientos a la realidad.

Cuando la comunicación es un pasatiempo, el resultado también lo es.
En la comunicación del trabajo, en cambio, los fundamentos son la llave.

El propósito es lograr una mejor adaptación con lo cual el foco está en desarrollar:
-Empatía introyectiva (“ser el otro” a la hora de comunicarse para hablarle a él)
-Simpatía de influencia (convertirse en la cuerda de la guitarra que hace “vibrar” al resto).

Comunicar es un arte. Todos saben proyectar, pero pocos saben introyectar al otro e influir.
Un arte que comienza por interesarse por el otro.

Si usted quisiera recibir mensualmente información sobre este blog, por favor regístrese aquí.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

1 comment for “Estrategias de Comunicación: Muchos discuten, pocos debaten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *