La Inteligencia Ética y su Funcionalidad en los Negocios

El descubrimiento de la Inteligencia Ética abrió nuevas posibilidades para influir en la evolución de los individuos. La Inteligencia Ética en los negocios define las posibilidades de agregar valor, la influencia sobre el medio, el manejo del tiempo, el planeamiento estratégico y la capacidad de focalizar.

La paradoja aparente es que es la inteligencia más profunda de la mente humana, pero al mismo tiempo es la inteligencia que evoluciona con la madurez de los individuos y puede ser influida.

Debe considerarse que en el mundo de los negocios diferentes actividades requieren diferentes abordajes éticos para poder ser exitoso. Por ejemplo:

Un negocio es consistente cuando los individuos que lo manejan tienen la ética que requiere esa actividad.

Cuando la ética es inferior a la que se precisa, necesariamente inhibe el crecimiento instalando un “virus de crecimiento de negocios” en la organización.

Si la ética utilizada por los individuos es superior a la que se necesita, entonces instalan un “virus de ganancia de negocios” en la organización que aumenta los costos y afecta la rentabilidad.

La ética está implícita en las acciones de todos los días, incluyendo el uso del lenguaje. Por eso es que puede ser definida, medida y promovida.

El conocimiento racional de la inteligencia ética tiene un enorme beneficio para los individuos en las organizaciones para asegurar la consistencia del crecimiento y la rentabilidad.

Peter Belohlavek

Si usted quisiera recibir mensualmente información sobre este blog, por favor regístrese aquí.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *