La mente del estratega: Los cobardes no hacen historia

Todo estratega exitoso pasa a ser parte de la historia en su medio.

Las estrategias son problemas complejos que necesitan ser resueltos aprehendiendo su totalidad (unidad).

Por eso es que cualquier estrategia estimula cuatro miedos:

1) El miedo al ridículo porque uno está yendo más allá de los límites y no maneja el lenguaje extranjero.
2) El miedo al fracaso porque uno está interpretando las necesi-dades del mercado en un territorio extraño.
3) El miedo al rechazo porque uno está haciendo propuestas en territorios desconocidos.
4) El miedo al éxito porque uno puede sentir no merecerlo.

Las acciones estratégicas buscan influir activamente en el medio. El principio activo está dado por la estrategia de máxima que se basa en las oportunidades que presenta el medio. La estrategia de mínima, que depende exclusivamente de la acción del “influenciador”, es su principio de conservación de energía.

Los estrategas valientes no son los que no sienten miedo, sino los que saben manejarlo.

El antídoto es muy simple: el conocimiento.

“Entrenamiento duro, combate fácil;
entrenamiento fácil, combate duro”

Gral. Alexander Suvorov

-Extracto del libro “La Naturaleza de la Estrategia Unicista de Negocios: La Mente del Estratega” de Peter Belohlavek .

Si usted quisiera recibir mensualmente información sobre este blog, por favor regístrese aquí.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *