Primer hombre en el crecimiento y último en la defensa

El dirigente es el primer hombre en el crecimiento y el último en la defensa de la institución y del cual todos esperan que esté siempre en condiciones de tomar la decisión adecuada en el momento preciso.

El dirigente es el individuo que asume la responsabilidad de conducir una institución, por ello se requieren condiciones de liderazgo.

El dirigente trabaja 24 horas por día. Quien crea que se dirige en un horario de trabajo y luego se disfruta, nunca ha tenido la responsabilidad de una institución. Las instituciones son seres vivos y como tales viven, compiten con otras, se enferman, crecen, decrecen, corren peligro de muerte, triunfan y en definitiva tienen todas las características que determinan una vida.

La clave es que los hombres que conducen tienen por responsabilidad alcanzar un objetivo. La ecuación matemática de un individuo que desarrolla tareas es que uno más uno resulta en dos. Esta ecuación tiene un solo resultado. Un solo camino. El dirigente, en cambio, necesita dar vuelta la ecuación y parte del resultado a lograr, dos, para buscar cualquier camino para lograrlo. Los caminos son infinitos.

Comité de Prensa
Heracles Sports

Si usted quisiera recibir mensualmente información sobre este blog, por favor regístrese aquí.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *