Quemar naves: la estrategia para comenzar una nueva etapa

Uno de los momentos más difíciles en la vida de una institución o una persona es el inicio de una nueva etapa. Quien no acepta que la etapa anterior ya terminó, no podrá pagar los precios de dejar lo viejo atrás ni tener los beneficios de lo nuevo.

En pleno proceso de conquista de México, Hernán Cortes “quemó sus naves” para dejar claro a sus hombres que la retirada era imposible (1519). Era momento de la conquista. Volver al estado anterior no era una alternativa. No había vuelta atrás.

Las nuevas etapas implican un cambio de conceptos y estrategias para alcanzar nuevos objetivos. El inicio de una nueva etapa significa buscar nuevas estrategias. Lo que hasta ahora sirvió ya no vale más. Las reglas de juego son otras.

En el campo de la estrategia de negocios, cualquier estrategia exitosa cuenta tanto con una estrategia de máxima, que busca el crecimiento, como una estrategia de mínima, que garantiza la supervivencia en el mercado.

Según las investigaciones llevadas a cabo en The Unicist Research Institute en el campo del comportamiento humano, se descubrió que los individuos o instituciones que inician un proceso de cambio a partir de la definición de la estrategia de máxima en primer lugar, tienen una tendencia natural a la evolución en ese campo, mientras que quienes definen primero la estrategia de mínima tienden a la involución.

Lo notorio de esta investigación, siguiendo el principio del menor consumo de energía, quien es capaz de tener una estrategia de máxima, puede luego buscar la mínima, mientras que quien ve primero la mínima, no tiene ninguna posibilidad de pensar en términos expansivos después. Está en una zona de confort. Una nueva expansión sólo puede comenzar desde ese nuevo nivel inferior.

El peligro en el comienzo de la nueva etapa es quedar atado a la etapa anterior. Cuando en realidad la nueva etapa tiene estrategias de máxima y mínima diferentes.
La paradoja es que, quien no paga los costos ahora, los pagará con intereses más adelante, con el riesgo de no lograr el objetivo que se había planteado.

Porque la real concreción de este cambio trae aparejado el peligro de quedar atados a repetir los antiguos conceptos, haciendo una mera cosmética sin realmente cambiar la estructura que nos lleve al nuevo objetivo buscado. Como dijera Albert Einstein: “Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.”

Quemar las naves de la vieja etapa implica tener la visión de la estrategia de máxima y la tranquilidad de la estrategia de mínima. Querer volver a las viejas naves es volver a lo mismo y esperar resultados diferentes.

Compartir:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+

1 comment for “Quemar naves: la estrategia para comenzar una nueva etapa

  1. JAVIER ARTURO MARTINEZ FARFAN
    29 agosto, 2011 at 22:25

    MUY BUEN ARTICULO,TANTO PEDAGOGICO COMO ALECCIONADOR PARA LOS NEGOCIOS,SON REALMENTE BUENOS Y CLAROS EN SUS APRECIACIONES, ME SATISFACE APRENDER MAS ACERCA DE LA LOGICA UNICISTA,HOY COMO PARTNER Y EGRESADO ME SIENTO FELIZ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *